Una flor para cada culto

Para muchas culturas y en casi todos los países del mundo es una costumbre enviar flores cuando alguien ha fallecido. Se suelen poner cerca del ataúd como señal de respeto, y son las protagonistas en el momento del deceso.

Ha sido usual en casi todas las naciones y culturas adornar las sepulturas de los parientes cercanos con flores, quizá como metáfora de que la vida brota, florece y se marchita al igual que las flores.

Esta costumbre además viene desde nuestra más remota existencia y aún hoy la relación entre culto funerario y flores es una relación íntima difícil de romper.

Nosotros cuidamos de este vínculo en cada uno de nuestros ramos, coronas y centros florales.

Hagamos un poco de historia floral funeraria.

El uso de las flores en los entierros de la cultura occidental

Las flores en los ritos funerarios de la antigua grecia:

En el rito funerario  griego existían tres momentos clave en los que las flores tenían su protagonismo.

En el inicio del duelo,  como parte de la Prothesis, se hacia una corona con las flores propias de la estación con la que el difunto era coronado.

Durante el traslado del cuerpo al lugar de enterramiento, eran los parientes de los fallecidos quienes llevaban ramos de flores en las manos. Esto se hacía para guiar al alma que aún no descansaba en paz.

No queda constancia de si durante el rito de enterramiento se utilizaban flores, pero, dada las evitentes semejanzas con nuestro rito actual, es probable que así fuera.

Finalmente, durante la visita a la tumba, los familiares dejaban ofrendas florales en las estelas funerarias.

Las flores durante la época romana,  garantizaban la felicidad del difunto:

rose-1273723_960_720En Roma se cuidaba mucho a los difuntos. Se creía que no llevaban una existencia muy feliz, y para ayudarles a olvidar esa infelicidad sus tumbas se adornaban con flores o eran rodeadas de jardines. La costumbre ha perdurado aunque el significado ya no sea el mismo.

Los romanos llevaban a cabo esta práctica tan religiosamente que solía ser una cláusula en sus testamentos el ordenar que se plantasen y rociasen flores sobre sus sepulturas. La costumbre data de los años de la Dinastía Antonina, pues anteriormente se quemaban los cadáveres y conservaban las cenizas en una urna.

Ordenar que se plantasen y rociasen flores sobre sus sepulturas solía ser una cláusula en los testamentos de los romanos.

La edad oscura de las flores en el culto funerario de los primeros cristianos:

El celo de algunos miembros de la primitiva iglesia por desterrar de entre los cristianos todas las prácticas paganas les indujo a prohibir el adornar las sepulturas o llevar flores a los funerales. Quedó prohibida la práctica durante algún tiempo, y volvió a introducirse en tiempos de San Ambrosio.

La flor más utilizada en las sepulturas era el asfódelo por la creencia del vulgo pagano de que la semilla de esta planta era un alimento apropiado para los difuntos.

El uso de las flores en los enterramientos de otras culturas

Los persas, por ejemplo, cubrían sus sepulturas con plantas de albahaca. Y el ciprés era el árbol favorito de los cementerios de todas las naciones árabes.

En Trípoli coronaban las sepulturas con jazmines plantados en las esquinas, rociando la tierra con rosas y azahar.

Los turcos, en Asia Menor, rodeaban las sepulturas con arrayán y en otros países se usaba la siempreviva.

En América, los antiguos mayas creían que mandar una corona de flores cuando una persona había fallecido era una forma de purificar su alma para que ésta fuese por el camino de la paz y evitase cruzar por el infierno o el inframundo.

La evolución del adorno de las sepulturas en Europa.

cemetery-flowers-500341_960_720La práctica de adornar las sepulturas prevaleció desde la Antigüedad hasta bien entrado el siglo XIX en algunos condados del norte de Inglaterra y Gales, que tenían unos cementerios con gran variedad de flores. Todas tenían que ser de olor suave, y no se permitían las que no cumpliesen esta característica, por muy bellas que fuesen. Sin embargo, el uso se fue perdiendo y poco a poco los cementerios ingleses se convirtieron en lugares muy lúgubres.

Parece que en Alemania la costumbre sí pasó de generación en generación, siendo una tarea típica de las ocupaciones domésticas de las mujeres hasta el año 1800.

Las flores y el culto actual

En la actualidad existen algunos códigos de protocolo respecto a utilizar o no flores según la religión del fallecido: a los católicos romanos, a los protestantes, a los luteranos, a los metodistas, a los mormones y a los presbiterianos se les envían flores como una señal de respeto y pésame a la familia. No se deben enviar a musulmanes, hinduistas ni judíos. En el caso de los budistas, si se les envían flores, han de ser blancas, que simbolizan el luto en el budismo. Nunca rojas.

Si te ha gustado nuestro artículo ¡Compártelo! para que más gente lo conozca.

Si conoces alguna costumbre o protocolo de otras religiones y culturas o quieres ampliar alguna información que aquí compartimos. Adelante, déjanos un comentario.

Esta entrada se publicó el 1 noviembre, 2016 en 7:00 am y se archivó dentro de curiosidades, flores. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: