Este no es el típico post de San Valentín

¡Ay sí! Caemos, como muchos, en hablar de este feliz día. Pero antes de que salgas corriendo a otra página para escapar de corazones, bombones y peluches, advertimos que no, no vamos a hablar de la cantidad de rosas metro cuadrado que van a inundar las calles y plazas hoy. Vamos a hablar de si fueron o no importantes las flores el día que falleció San Valentín.

Porque sí, que San Valentín – el de Terni de Roma, no la otra docena de Valentines, cuyas reliquias andan pululando por el mundo- se celebren los 14 y no los 15 o los 25 de febrero o agosto es debido a que este día y no otro este santo murió martirizado.

¿Es San Valentín, el santo de los enamorados?

Sí. Allá por el año 270 d.c, un tal Valentín, predicaba las bondades del matrimonio cristiano, sobre todo entre las fuerzas militares romanas.

Claudio II, viendo que estas nuevas ideas podían ser peligrosas para el status quo del momento, prohibió que los soldados romanos se casaran (y menos cristianamente) aludiendo que, los soldados libres de ataduras familiares, eran más efectivos en las batallas. Pese a la prohibición, el predicador Valentín continuó casando a soldados con cristianas.

Y desde este punto, nada nuevo bajo el sol, en los últimos días de la vida de un santo. Que si lo apresan, que si ponen a prueba su santidad devolviéndole la vista a una chica ciega, que si en su cautiverio escribe el santo unas cuantas misivas mientras se decide si se le perdona o la vida, que si mejor lo condenamos porque a la política del momento le interesa; que si lo llevamos a una plaza pública- en este caso a via Flaminia-, lo azotamos, lo martirizamos un tanto, le cortamos la cabeza y así  hasta el “dispersensen que aquí no hay nada que ver”.

¿Qué ocurrió después?

Valentín fue enterrado en la misma vía en la que habia sido muerto,  a dos millas de Roma. Cuando se hizo al fin el silencio, una mujer -la joven Julia-, plantó en el lugar un Almendro de flores rosadas, tanto para señalar el lugar como para expresar el profundo amor, agradecimiento y amistad que les unió durante el muy breve tiempo en el que se conocieron.

Ella, La joven Julia, era ni más ni menos que la hija de su carcelero, una joven ciega a la que el santo no solo devolvió la vista, sino que, también la destinataria de la que sería su última “carta desde la carcel“, una declaración exaltada de amor del santo por ella.

Nacieron, de este modo,  dos de las tradiciones más habituales de San Valentín las flores y las cartas de amor.

Así pasaron las estaciones en la tumba-almendro de Valentín,. Un día, discípulos del santo, exhumaron el cuerpo y lo devolvieron a la ciudad para que se le pudieran honrar todos los tributos.  Actualmente está en la iglesia de María de Cosmedin en Roma (por si pasáis por la puerta).

rom_santa_maria_in_cosmedin_reliquien_des_hl-_valentin_von_terni

Hasta aquí la tradición cristiana.

Y en la tradición pagana, ¿existe un día de los enamorados, 14 de febrero?

Pues sí..o casi…El 15 de febrero se celebraba en Roma las fiestas Lupercales, una fiesta pagana de la fertilidad.

Y lo típico de un tipo de fiesta así: que sí regresan a casa los jovenes -ya hechos unos machotes después de sobrevivir a los peligros de los bosques-, que si las muchachas fértiles ven con buenos ojos a los héroes de la caza, que si durante las fiestas uno puede comportarse como un “animal-lobo” y cazar las túnicas que se presenten, que si sacrificamos una cabra en honor a Rómulo y Remo delante de la higuera en la que se detuvo la cesta en la que viajaban los huérfanos (que  encontró la loba y a los que amamanto) y blablablá.

Como véis, una fiesta, menos recatada que la cristiana con la higuera de protagonista.

fig-tree-1658686_1920

Por si lo queréis saber, el papa Gelasio I, en el año 494 d.c, prohibió estas celebraciones paganas y rescató al ilustre personaje para vestir con otro tipo de atavíos la festividad.

De cómo pasamos de los almendros a los bombones es algo que se escapan de los límites de este artículo, así que tendréis que bucear en la red para obtener respuestas.

***

El 14 de febrero, desde lo más antiguo, ha estado siempre relacionado con tres cosas: lo amoroso, el mundo arboreo-floral y  la muerte ya fuera  la de un santo o la de una cabra. ¡Felíz San Valentín a todos!

 

 

 

Esta entrada fue publicada el 14 febrero, 2017 a las 4:00 pm. Se guardó como curiosidades, Historia y etiquetado como , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: